¿Que tanto te quieres?

Hablar de autoestima es hablar de la persona más importante (o de quien se supone debe ser la persona más importante) para ti: ¡tú! Y se trata básicamente de la íntima valoración que una persona hace de sí misma y tiene mucho que ver con el autoconocimiento lo que crea una autopercepción, por lo que si desconoces cuáles son tus capacidades y te enfocas en tus limitaciones, te aseguro que esa imagen que te has hecho de ti va a ser una muy pobre y es con la que vas a ir marcando fronteras a tus capacidades.

El nivel de autoestima depende de muchos factores: el tipo de relación que tienes (o tuviste) con tus padres, el nivel de aceptación que has tenido en el entorno en el que te desenvuelves (el lugar que le das a lo que piensan los demás de ti), el yo ideal que te creas en tu mente (lo que quieres llegar a ser), el que te compares o comparen con otra persona (idealizas al otro)…

y otro componente importante, es tu propio cuerpo ya que no existe persona si no existe cuerpo y viceversa; en la mayoría de las personas la percepción de la corporalidad casi nunca es objetiva,  las más de las veces se ha de encontrar algún defecto, alguna inconformidad, del cabello a los pies: la delgada quiere caderas, la que tiene caderas no quiere “chaparreras”, la que tiene sobrepeso quiere estar delgada, la delgada quiere más pierna, la de las piernas perfectas se queja de sus “llantitas”, la de ojos grandes quiere labios más lindos, la de cabello liso lo quiere rizado y así podría seguir y obviamente esto no se da solo en mujeres, pero si lo escuchas más porque las mujeres somos más de verbalizar.

Te invito a hacer un ejercicio que te va a ayudar a darte cuenta como está tu autoestima: párate frente a un espejo (con la menor ropa posible) y empieza a observarte lentamente empezando por los dedos de los pies, despacio sube tu mirada hacia tus tobillos, y así lento sigue subiendo tu mirada hacia tus rodillas, tu pelvis, tu torso, observa tus manos, tus uñas, tus brazos, tu pecho, tu cabello, tu rostro, tu mentón, tus labios, tu nariz, tus mejillas, tus ojos, tus cejas, tu frete, tus oídos… ya que lo hayas hecho, contesta con toda honestidad: de todas y cada una de las partes de tu cuerpo que observaste, en tu mente ¿cuál de ellas NO criticaste?.

¿Quieres aumentar tu autoestima?

¡Para aumentar tu autoestima el primer paso es que tomes DECISIONES, sí, leíste bien! Decidir quiere decir que tomas una determinación que te lleva a la ACCIÓN… ¿ya estás decidida/o?, si tu respuesta es sí, te doy una lista de las acciones que hay que tomar:

  1. Pon atención a cómo te hablas: si constantemente en tu interior te estas criticando, calificándote de tonta, de necia o de insultos peores, no esperes que las personas de afuera te traten bien, como tú te trates es cómo vas a ser tratada.
  2. Trabaja con tus pensamientos a que sean positivos: ¡quita de tu mente el “no puedo” sustitúyelo por el “no quiero!” y te darás cuenta que es lo que sucede en realidad, que no es que “no puedas” sino que en tu mente tu misma te estás marcando límites.
  3. Aprende a detectar las cosas buenas de la vida, te pueden suceder 20 cosas buenas en el día y solo una cosa mala y dime honestamente ¿en cuál te enfocas? A partir de hoy, en las noches haz el siguiente ejercicio: escribe una lista de al menos 5 cosas buenas que te hayan sucedido durante el día y da las gracias: “hoy doy gracias por…”, este ejercicio irá entrenando a tu mente a enfocarse en las cosas buenas de tu vida.
  4. ¡Trátate con amor! Piensa por favor lo que haces por una persona cuando te enamoras: ¡le escribes cartas, le dedicas tiempo, le das detalles, le hablas bonito, le dices “te amo”, la consientes, le abrazas… piensa en todo eso que haces por la persona amada… pues eso mismo hazlo por ti!
  5. Ponte metas realistas: si quieres bajar de peso, determina cuanto en realidad puedes bajar en un mes, no digas “bajar 15 kilos en un mes” porque sabes perfectamente que es una meta muy extrema y si no la logras muy fácilmente te vas a desmotivar.
  6. Da un paso a la vez: a mis pacientes les digo “da pasos de bebé”, hazlo poco a poco y con paciencia, los cambios para que sean permanentes deben ser constantes, por eso, hazlo de a poco, pero con firmeza.

Es muy importante que tengas claro que vas a vivir contigo el resto de tu vida, decídete a vivir con una persona que te agrade, a la que ames, a la que cuides, pero sobre todo, que seas una persona a la que admires, porque es mentira que solo se vive una vez, en realidad se muere solo una vez, se vive todos los días así que A VIVIR!.

Lic. Sandra Luz Tejada Vallarta

Psicóloga y Coach de Vida

www.facebook.com/PsicSandraTejada